Érase una vez…

Cuando somos pequeños vivimos los cuentos de una forma más intensa y en los siguientes algo menos, pero siguen estando presente,  siendo una fuente de roles sociales importantísima. Por eso normalmente una niña de cuatro años se siente identificada con “Cenicienta” y un niño con el “Príncipe”, con toda la carga de valores y actitudes que ello acarrea. Mi duda es si es el sexismo el que fluye de los cuentos, o sin embargo es la sociedad la que hace necesarios estos cuentos que simplemente reflejan la realidad todavía existente.

Así que la norma que nos enseñan es que una persona no está completa hasta que no tiene pareja, hasta que no encuentra su media naranja… Se casa, es feliz, tienen hijos…

Es una “discusión” que últimamente tengo habitualmente con mi madre, ya que según ella “se me va a pasar el arroz”!!  Es cierto que casi todo mi entorno está felizmente emparejado, y la mayoría teniendo hijos… Y yo estoy muy feliz como estoy, con todos mis “sobrinitos” y “sobrinitas”, achuchándolos cuando voy a visitarlos y mimándoles a mi manera

Pues eso, que cuando mis amigas empezaron a tener hijos e hijas, mi cabeza empezó a pensar regalitos que podría hacerles, y claro como me encanta la costura tenía que ser algo hecho con mis manos.

El primero fue un niño, preciosísimo, que ya es todo un hombrecito. Tenía su habitación decorada en naranjas y verdes, y buscando algo chulo que hacer me encontré con un cocodrilo, que podía transformar en un medidor para cuando vaya creciendo. La siguiente fue una niña, y el cocodrilo no le iba con su habitación, así que pensando en un animal que pudiera ser grande, idee una jirafa, llenita de manchas y con una cara super simpática.  Después vino otra niña, y claro no le pegaba ni el cocodrilo, ni la jirafa, así que tenía que poner mi cabeza a pensar… Y precisamente pensando en los cuentos de hadas, se me ocurrió hacer ¡un Castillo de Princesa, con su Torre y su princesa! Con un arbolito lleno de hojas, y flores de distintas formas y colores.  Poco después una amiga me pidió uno para su hijo, para su segundo cumpleaños, y me dio unas cuantas ideas de lo que podía hacer. Al niño le encantaban los cohetes y las naves espaciales, y se me ocurrió hacerle un cohete en su rumbo a la Luna.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAMedidor Jirafa (4)

En mi búsqueda por el mundo cibernético de telas chulas, me encontré con otro reto que me servía muy bien para los regalitos de mis “sobrinitos”. Los Soft-Books, que son los libros blanditos que adoran los bebes.  Y como mis amigas son muy curiosas, y les gusta ver lo que hago, partiendo de uno de los libros que hice, una amiga me dio la idea de hacer una manta de juegos, que también puede ser una colcha para la cuna o la cama del niño cuando crece un poquito más.

Softbook ABC (1)IMG-20120909-WA001

Hace un tiempo, me pidieron a ver si podía hacer un babero con alguna tela chula, para un regalo de una conocida. Y resulta que tenia telas muy bonitas que había comprado en una tienda en Barcelona, que traen importaciones de Japon. Telas preciosas, con unas ilustraciones muy divertidas, así que otro proyecto para mi cabeza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tengo ideas de cosas nuevas para niños y niñas, porque ya van creciendo y sus necesidades son diferentes, pronto habrá novedades.

Podéis ver más cosas en mis Tiendas On-line:

DaWanda - the online marketplace for unique and handmade items. Artesanum.com

artesanio


Anuncios